domingo, 30 de enero de 2011

Dime qué tengo qué hacer para gritar sin que nadie sienta mi voz saliendo a la luz.
Dime, dime que pasaría si mi ausencia se hiciese permanente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario